Amargo sueco 700 ml
  • Amargo sueco 700 ml

Amargo sueco 700 ml

49,50 €
Impuestos incluidos

La fórmula original de Maria Treben es un elixir de plantas amargas entre las que se encuentran Maná, raíz de Ruibarbo, raíz de Cedoaria, raíz de Angélica, etc. Desde la antigüedad se conocen y utilizan los beneficios de los sabores amargos para mantener el buen funcionamiento del organismo.

P.V.P.R 700ml: 49,50€

P.V.P.R 200ml: 24,00€

Tamaño
Cantidad

  Política de Privacidad

Consulta nuestra política de privacidad

  Política de envío

Lumen Productos Holísticos le hace llegar su pedido de forma rápida y fácil.

 

Política de devolución (editar con el módulo Información de seguridad y confianza para el cliente)

INGREDIENTES:

Orujo de hierbas: Maná, áloe, raíz de ruibarbo, sen, raíz de cedoaria, raíz de angélica, raíz de carlina angélica, alcanfor, azafrán, theriac, cimicífuga, valeriana, cúrcuma, canela en rama y mirra. Vol./Alc 40%.

MODO DE EMPLEO:

Conservar en un lugar fresco y seco.

Mantener fuera del alcance de los niños.

INFORMACIÓN PARA PROFESIONALES

El Amargo Sueco es un elixir de plantas con múltiples aplicaciones terapéuticas. Su fórmula fue precisada en el siglo XVIII por el doctor Samst, un médico sueco, a partir de “un elixir de larga vida” que había sido empleado desde la Edad Media por numerosos médicos, desde hace tres décadas está adquiriendo renovada importancia en diversos países europeos.

Las sustancias amargas, en general, estimulan el hígado. Entre otras funciones, el hígado se encarga de neutralizar toxinas, incluyendo metales pesados, sustancias químicas y plaguicidas presentes en los alimentos y el agua potable, así como medicamentos sintéticos. El hígado es el gran laboratorio metabólico de nuestro cuerpo.

Uso interno: las dispepsias (trastornos digestivos), aliviar tanto los dolores reumáticos, como el cansancio, la desgana y el abatimiento. Para las alergias y en la depuración general del organismo, recomendamos seguir una cura de ocho a diez semanas, dos veces al año. Excelente remedio para la depuración de la sangre.

Uso externo: tratar inflamaciones bien localizadas, aplicándolo con un algodón en picaduras de insectos; las vesículas en caso de fiebre en los labios o las espinillas purulentas en la piel (piel sucia o acné) también desaparecen al cabo de un día. Las vesículas de la varicela se endurecen mucho más rápidamente cuando se les aplica Amargo Sueco. Para combatir la amigdalitis, inflamaciones de la garganta y la afonía, y la compresa sobre el oído inflamado sirve para combatir la otitis. Contra el dolor de cabeza hay que tumbarse durante quince minutos y ponerse una compresa con Amargo Sueco sobre la frente o si el dolor se siente más en la parte posterior del cráneo, en la nuca. Para los dolores articulares reumáticos.

Recomendable en niños tomar de 2/4 por año del niño.

INDICACIONES:

• Aspirándolas repetidas veces por la nariz, untando con ellas el cogote y aplicando compresas en la cabeza, calman los dolores y el mareo, fortalecen la memoria y el cerebro.

• Ayudan contra la vista turbia, quitan la rubicundez y todos los dolores, aunque los ojos estén inflamados y entelados. Combaten las nubes y las cataratas mojando con ellas a tiempo los ángulos de los ojos o aplicando compresas sobre los ojos cerrados.

• Contra el dolor de muelas se disuelve una cucharada (de postre) de estas gotas en un poco de agua y se deja en la zona dolorida o infectada. El dolor se calma y la infección se cura. (Puede repetirse esta aplicación hasta tres veces al día si fuera necesario).

• Las ampollas u otras afecciones de la lengua se curan en poco tiempo untándolas con las hierbas.

• Cuando la garganta esté irritada o llagada de tal manera que casi no se pueda tragar la bebida o la comida, se toman por la mañana, al mediodía y por la noche, una 25 gotas y se dejan pasar lentamente por la garganta; así se calma la irritación y se cura la garganta.

• Contra el calambre del estómago se toma una cucharada (de postre).

• En casos de cólicos se toman lentamente tres cucharadas (de postre), una después de otra, y pronto se calmarán los dolores.

• Disuelven las flatulencias y refrescan el hígado: quitan las dolencias del estómago y del vientre y ayudan contra el estreñimiento. 15 gotas disueltas en agua antes de las comidas y 25, después.

• Son un remedio excelente para el estómago, cuando digiere mal y rehúsa los alimentos, 25 gotas disueltas en agua o infusión después de las comidas.

• Así mismo, calman los dolores biliares. Tomando cada día una cucharada (de postre) por la mañana y otra por la noche y aplicando durante la noche compresas empapadas con las hierbas, desaparecen en poco tiempo todos los dolores.

• Contra la hidropesía se toma durante seis semanas, cada día, por la mañana y por la noche una cucharada (de postre) de las gotas con vino blanco.

• Los dolores y el zumbido de oídos se combaten metiendo en los oídos unalgodón con unas pocas gotas.

• Tomado en los últimos días de la gravidez una cucharada de las Hierbas Suecas por la mañana y otra por la noche, se facilita el parto.

• Curan las hemorroides internas, mojándolas desde el principio repetidas veces con las hierbas y tomando una cucharada (de postre) de las hierbas antes de dormir por vía interna para ablandarlas. Se deja actuar un algodón empapado para fomentar la circulación de la sangre y quitar el escozor.

• Si en una mujer no se presentan reglas o las tiene demasiado abundantes debe tomar las hierbas durante sesenta días seguidos. Así equilibrará su menstruación. Tres cucharadas (de postre) antes de las comidas.

• Este remedio ayuda contra el flujo blanco. Una cucharada (de postre) disuelta en agua antes de desayuno, comida y cena.

• Quien tenga epilepsia tiene que tomar las hierbas al instante y debe seguir el tratamiento exclusivamente con este preparado ya que restablecen los nervios de todo el  organismo y curan todos los males. Una cucharada (de postre) disuelta en agua antes de desayuno, comida y cena.

• Quien tenga mucha fiebre o escalofríos y esté debilitado, que tome una cucharada (de postre). El enfermo, siempre que no haya cargado su cuerpo con otros medicamentos, se recuperará y el pulso se normalizará aunque la fiebre haya sido muy alta. La toma puede repetirse hasta tres veces al día antes de las comidas, aunque los enfermos afiebrados conviene que “no coman” o “coman” alimentos muy ligeros.

• Las hierbas curan también el cáncer, las viruelas antiguas, las verrugas y las manos agrietadas. Las úlceras antiguas y purulentas con excrecencias carnosas se lavan bien con vino blanco y se cubren con un paño empapado con Hierbas Suecas. Éstas quitan las hinchazones y dolores así como las excrecencias carnosas y la herida empieza a cicatrizarse.

• Curan sin riesgo toda clase de heridas, ya sean cerradas o abiertas, mojándolas repetidas veces con las hierbas. Se toma un lienzo, se empapa con el preparado y se cubren con él las heridas. Los dolores se calman pronto y no pueden producirse infecciones.

• Hacen desaparecer toda clase de cicatrices, estigmas y cortes, aunque sean muy antiguos, mojándolos por lo menos cuarenta veces con ellas. Todas las heridas que se curan con las Hierbas Suecas no dejan cicatrices.

• Curan radicalmente las fístulas, aunque se tengan por incurables; no importa si son antiguas o no, empapándolas con las Hierbas Suecas a la mañana y a la noche y tomando diariamente una cucharada (de postre) disuelta en agua antes de desayuno, comida y cena.

• Curan todas las quemaduras y escaldaduras mojándolas continuamente con ellas, no se producirán ampollas y se calmará el dolor. Curan ampollas purulentas.

• Ayudan a curar hematomas y chichones causados por golpes y caídas. Aplicándoles un paño empapado con las Hierbas Suecas.

• A los que comen con desgana les devuelve el apetito. Una cucharada (de postre) disuelta antes de desayuno, comida y cena.

• Devuelven los colores de la cara a los anémicos si cada mañana toman las gotas durante un período prolongado. Limpian la sangre, fomentan su producción y su circulación. Una cucharadita (de postre) disuelta en agua antes de desayuno, comida y cena.

• Calman los dolores reumáticos en los miembros, tomándolas por vía interna y aplicando paños empapados en las partes doloridas. Una cucharadita (de postre) disuelta en agua antes de desayuno, comida y cena.

• Curan los sabañones en las manos y en los pies, aunque se hayan reventado. Hay que aplicar continuamente compresas empapadas, sobre todo durante la noche.

• Los callos (ojos de pollo) se cubren con un taponcito empapado procurando que se mantenga siempre húmedo. A los tres días se sueltan solos o se quitan fácilmente sin dolor.

• Quien no pueda dormir por la noche, que las tome antes de acostarse. Contra el desvelo nervioso se aplica una compresa empapada con las hierbas sobre el corazón. Una cucharada (de postre) disuelta en agua oinfusión antes de acostarse.

• Con dos cucharadas (de postre) de las Hierbas Suecas se le quita la borrachera al borracho.

• Quien tome cada día por la mañana y por la noche Hierbas Suecas no necesita otra medicina ya que éstas fortalecen todo el organismo, refrescan los nervios y la sangre, quitan el temblor de las manos y los pies, es decir que eliminan todas las enfermedades.

El cuerpo se conserva elástico y la cara juvenil y bella.

1117
99 Artículos

Referencias específicas

También podría interesarle